Menestra de verduras

Originales recetas de menestra de verduras

Menestra de verdura con langostinos

Menestra de verdura con langostinos

Al igual que a la menestra se le puede acompañar con infinidad de ingredientes como arroz, pescado o carne, los mariscos también son otro candidato a que se cree un buen maridaje como es el caso. En esta ocasión queremos compartir con todos vosotros una deliciosa receta de menestra de verdura con langostinos, ideal como plato principal de una buena comida.

Para su elaboración necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • 1 berenjena.
  • 1 calabacín.
  • 2 zanahorias.
  • 1 poco de coliflor cocida.
  • 1 cebolla mediana.
  • Medio litro de caldo de verduras.
  • 16 langostinos.
  • 100 gramos de maíz dulce.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Modo de elaboración

Comenzaremos preparando las verduras partiendo las zanahorias y poniéndolas a cocer junto a la cebolla y un chorro de aceite de oliva en una cazuela con agua durante una media hora aproximadamente. Mientras tanto, en otra cazuela hacemos lo mismo con el calabacín.

Por otro lado lavaremos y trocearemos la berenjena, eliminando el pedúnculo, cortándola en trozos y freírla en un poco de aceite de oliva hasta que esté tierna y dorada así como los trozos de coliflor ya cocida.

Cuando ya tengamos todas las verduras preparadas, colocaremos una sartén grande en el fuego, echaremos un poco de aceite de oliva y saltearemos el maíz dulce durante unos minutos y lo reservaremos.

En el mismo aceite incorporaremos los langostinos ya pelados y los saltearemos con un poco de ajo laminado si queremos y antes de que se hagan del todo añadiremos las verduras y lo removeremos bien y salpimentaremos al gusto.

Ahora solo queda incorporar el medio litro de caldo de verduras caliente, para que no rompa la cocción del resto de alimentos, lo mezclamos bien y dejaremos que se haga durante unos 10 minutos y ya estará listo para comer.

Consejos

La razón del por qué se cuece el calabacín por separado es porque puede llegar a amargar los otros ingredientes, por eso se hace solo, algo que debéis tener en cuenta para ahorraros que la cebolla y la zanahoria adquieran ese sabor.

Las cabezas de los langostinos no debemos tirarlas dado que podemos congelarlas y aprovecharlas para hacer un fumé de pescado más adelante e incluso las cáscaras, que trituradas en polvo pueden ser usadas para rebozar unas buenas croquetas de marisco o de pescado.

Y para finalizar un plato tan nuestro, nada mejor que con un postre también muy típico de nuestra gastronomía, una tarta de Santiago tradicional.